Blogia
Izquierda Socialista de Segovia por la defensa de los Derechos Humanos

La teta pública ó los mamones

COLUMNA DE OPINIÓN – FELIPE RUBIO CARRACEDO

 

Como esta el patio upe lino. Decía uno de sus dirigentes que ahora se desplaza en Vespino,  pues la pasta no le llega ni para invitar a sus amigos a tomar un vino. Otero anuncia que corta el grifo, que se acabo la diversión-  recuerda aquello de la Cuba pre- Fidel. “” Llego el comandante y mando apagar””.

La desvergüenza en la política está llegando a niveles insospechados, hay quienes son capaces de devorar a sus hijos, a sus hermanos, con tal de no soltar la teta pública, pero, no crean ustedes amigos lectores que esto solo pasa en la UPL. Pasa hay, y en el resto de las organizaciones políticas, hay un ejercito de profesionales y de, vividores de la política, que han hecho de sus vidas una única meta y una única profesión. La meta: Jubilarse en las instituciones. La profesión: Mamónes doctorados en el mamoneo de lo público.

Esto que lamentablemente es así, no sé si es malo, pero, estoy convencido que no es bueno para la democracia, ni para los intereses generales de los ciudadanos, ni para la política. Este modo de  aprovechamiento personal de lo público acrecienta el desprestigio de la clase política y deriva en un desencanto social peligroso, fomenta la abstención y hace bueno aquello tan burdo de “son todos iguales”.

Me niego aceptar que ello pueda ser así. Lo veo y lo percibo, pero me resisto, hay múltiples personas que hacen y practican La Política, con honestidad, con transparencia, no se merecen este tipo de colegas y estos, deberían ser expulsados sinedíe de la vida pública. Los que trabajan a diario (que son más de los que imaginamos) con honestidad y con ganas de hacer la vida más fácil a sus conciudadanos, deben ser valorados con dignidad y con el máximo respeto, y al resto, lejos de la teta-pública.

Sábado, 12 –04-08-  Para LA CRÓNICA DE LEON.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres